HABLEMOS DE… HORTERA

No creemos que estos chicos necesiten una presentación, pero aún así os hacemos un pequeño preludio: Son un grupo creado en 2009 en Orihuela, y está formado por: Óscar Ferrer (vocalista), Aarön Sáez (teclado) y Vicente Illescas (guitarra). Tienen en el mercado 6 álbumes: Demasié (2012), Bravissimo (2013), Arriva (2014), Safari emocional (2016), Furor (2018) y Hortera (2020), el cual os vamos a reseñar. Y tras esta breve presentación os dejamos el contenido weno, weno:

Estamos ante uno de los mejores trabajos de este grupo, a parte de ser una oda a la autenticidad y al amor propio, nos va narrando durante todo el disco una historia que más de uno conocemos porque la hemos vivido. Además, debemos añadir la gran capacidad que han tenido de adaptar su estilo tan propio a los nuevos ritmos urbanos que llevamos escuchando estos últimos años.

“Si estoy contigo me da igual que todos nos llamen hortera”

Empezamos esta historia con “Hortera” y un despertador sonando indicando que empieza nuestra aventura. Nos cuentan cómo es ese match perfecto con alguien y que te da igual la opinión del resto, porque junto a esa persona te sientes autentico, feliz y lleno. Esa nube de enamoramiento sigue con “Loco“, tema en el que solo con el título ya sabemos cómo hace sentir esa persona a nuestro personaje principal. En esta canción sí que salen totalmente de su estilo y, sinceramente, podría estar sonando en las mejores discotecas sin que nadie la identificara como perteneciente a eso que llamamos “indie” (debemos reconocer que la prejuzgamos en su momento, pero ahora la amamos).

A continuación, nuestro protagonista nos lleva de la mano a una noche increíble en la que nos muestra qué significa para él pasarlo muy bien con “Luces de Neón“. Esta vez sí que escuchamos esos ritmos tan únicos de los Varry, esos que nos teletransportan a nuestras mejores noches de juerga. Seguimos con esa actitud de no dejarse influir por la opinión de los demás y dejarse llevar por el instinto. Además, sigue mostrando ese afecto hacia esa persona tan especial.

Las cosas empiezan a torcerse con “Molar“, donde ya no habla de esa sensación de estar enamorado y empieza con una narración mucho más egoísta y prepotente. Nuestro protagonista presume de sus “virtudes”, pero acompañado de un Óscar cantando mucho más serio y acompañado de un ritmo más lúgubre (nos encanta esa pequeña referencia a La Prohibida). Y tras esa sensación de vacío existencial que nos deja esta canción, llega “Mi Mejor Momento“, la falsa sensación de mejoría, de valorarse y quererse tras una ruptura. Es una canción que sin contexto es una oda al empoderamiento y al amor propio, pero en esta situación podemos decir que es un intento de estar bien cuando tu corazoncito se acaba de romper.

No es hasta que suena “Ciervos” cuando por fin entendemos el porqué de la inestabilidad emocional de nuestro protagonista, esa persona que tanto quería que se ha desvanecido y ha quedado solo su recuerdo. Lo podíamos suponer, pero aquí nos lo confirma con “Miro a mi lado y ya no estás”, muy duro por cierto. A pesar de contar algo tan triste, se trata de un tema muy Varry Brava con esa producción electrónica típica de la “Ruta del Bacalao”. Y, como en toda ruptura, hay un momento de desesperación del que tiempo después te arrepientes, este momento es “Ritos Exóticos“. Nuestro chico o chica nos confiesa que quiere seguir con ese amor, que a pesar de haberle roto en dos es capaz de conquistarlo otra vez, incluso lo pinta todo de color de rosa.

Finalmente llegó el momento más duro de todo el disco, aunque parezca lo contrario, en “PlisDonGou” nuestro protagonista se derrumba del todo y pide que por favor su persona favorita no desaparezca de su vida. Es una canción muy dura acompañada de un ritmo caribeño que te invita a bailar sin pensar en la desdicha que verdaderamente expresa. Cuando llegamos a “La Culpa” es cuando ya no hay más pozo en el que hundirse, la estrella de nuestra historia se da cuenta de lo que vale, de que no merece nada de lo que le han hecho y que por fin es capaz de pasar página. (no estamos muy a favor de este tema, puesto que la culpa nunca es unilateral y una relación tiene dos partes de responsabilidad, pero si le sirve a nuestro protagonista lo dejamos vivir, luego le costará muchas sesiones de psicólogo).

Y por último tenemos la melancolía pura y dura con “Kit Kat“, donde se salen totalmente de su estilo, dejan de lado la producción y se centran en un estilo mucho mas orgánico en el que la importancia radica en la voz y el piano. Cambian de tema, ya no hablan de una relación amorosa como eje central, ahora nos cuentan todas sus frustraciones, luchas y logros a lo largo de su gran sueño. Es la guinda perfecta para este pastel emocional que ha supuesto este discazo.

Nuestras más sinceras enhorabuenas a estos grandes que otra vez más han demostrado que han llegado muy lejos porque se lo merecen y se lo han currado. Os dejamos el disco a continuación para que podáis recorrer esta historia tan emocionante por vosotros mismos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s